jueves, 9 de febrero de 2017

Profe YouTuber, maravilloso

El gran deseo no expresado por cualquier estudiante es que sus profesores aprendan a trabajar con la pasión y empatía de un YouTuber.

The great desire not expressed by any student it is that their teachers learn how to work with the passion and empathy of a YouTuber.

Talvez no has leído aun:

Conocimiento es poder.

Yodel, la red social totalmente anónima.

Cualquier precio por un Me Gusta.

No importa cuánto te ama sino cómo.

Programa que resuelve cualquier tarea de mate.

No siempre los profesores –y profesoras– la tienen fácil: enseñar divirtiendo. Y es que aprender en poco tiempo nociones, conceptos, habilidades y hábitos trascendentales no siempre resulta precisamente divertido para los muchachos. Sin embargo, hoy más que ayer es posible.
Olvidándonos de las formas tradicionales, ya casi en el olvido, actualmente hay muchas maneras de amenizar las clases de modo que la atención e interés de los estudiantes, niños o adolescentes, se enfoque más y mejor en lo que se espera que aprendan: audiovisuales, demostraciones, simulaciones, y todo lo de las NTICs (nuevas tecnologías de la información y comunicación).
Y es en esto último que, sea por escaso contacto, miedo a no hacerlo bien, o escepticismo sobre su eficacia, la generalidad de los profes, con algunas encomiables excepciones, no han incursionado aun.

Preguntas:
Cuántos profesores de un colegio del barrio que conocen tienen Twitter y Facebook que usan para responder preguntas de sus estudiantes, difundir encargos o asignaciones con los papás, o ampliar lo que se habló en el colegio? Estos espacios deberían estar llenos de “clases filmadas” en lugar de tanto cotilleo intrascendente.
Cuántos de ellos “suben” algún video casero explicando un problema o ejercicio para que sus estudiantes amplíen sus conocimientos o, en el caso de asignaturas prácticas, lo usen como un improvisado tutorial?
Cuántos profes administran su grupo de Whatsapp para seguir enseñando, explicando e interactuando, si es posible, 24 por 7?
Y… Cuántos profes tienen su canal personal de YouTube y lo usan con alguna regularidad para “subir” alguna clase o tema interesante?
Y todo lo anterior se puede hacer, literalmente, gratis…!

Sin embargo, y talvez no sea yo el único que también lo pueda decir, en un colegio que conozco (y eso que no es de los “de élite”), hay, que se sepa, cuatro estudiantes adolescentes que tienen y actualizan regularmente su canal de YouTube, con varias decenas de seguidores cada quien…

Profesores (y profesoras): avíspense. Den el paso adelante. Usen estas nuevas formas de comunicarse y difundir su enseñanza. Puede que al principio les sea difícil y que, talvez, sientan incomodidad al comenzar. Pero al notar que poco a poco se les hace más fácil verán los cambios, y sus estudiantes, así como padres de familia, lo valorarán.
No tienen que ser “estrellas” de Internet, pero pueden elegir alguna estrategia comunicacional y virtual que más se acomode a su propia forma de ser, su grado, asignatura o forma de enseñar.
Si comienzan, hoy, ese gran cambio, en poco tiempo dirán: “por qué no lo hice desde antes…”

Ukamau la cosa…

Si este artículo fue de tu agrado podrías compartirlo con tus amistades utilizando los botones de redes sociales que hay al final de este texto. Gracias...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se agradece cualquier comentario sobre este artículo o el blog en general, siempre que no contenga términos inapropiados, en cuyo caso, será eliminado...