miércoles, 31 de diciembre de 2014

Pensando en voz alta

El tiempo pasa sin piedad, y si bien son inevitables las despedidas y nostalgias, la dura ley de la vida es seguir avanzando o morir.

Fdo. qdquasar

martes, 30 de diciembre de 2014

Pensando en voz alta

Un año más, lamentablemente, es también un año menos. Al final de cada etapa es bueno preguntarnos qué bueno hemos hecho con nuestra vida.

Fdo. qdquasar

Pensando en voz alta

Todo nuevo comienzo siempre es bueno; pero hay que aprovecharlo al máximo porque en verdad tenemos menos nuevas oportunidades en la vida.

Fdo. qdquasar

Pensando en voz alta

La tristeza es mala consejera y compañera. Pero depende de nosotros convertirla en otro sentimiento, como la paz o la esperanza.

Fdo. qdquasar

lunes, 29 de diciembre de 2014

Pensando en voz alta

Siempre se puede comenzar una vida nueva; aunque no "siempre"... porque nuestra vida humana no es para siempre. A recordarlo siempre.

Fdo. qdquasar

domingo, 28 de diciembre de 2014

Pensando en voz alta

Virtualmente ninguna verdad humana es definitiva: luego de ella siempre puede aparecer otra más verdadera... o contraria.

Fdo. qdquasar

sábado, 27 de diciembre de 2014

Experimento: Levitación magnética


En este vídeo se explica paso a paso la forma de conseguir la levitación magnética, es decir, que un objeto razonablemente liviano quede suspendido en el aire solemante por efecto de las fuerzas magnéticas que actúan neutralizando la ley de la gravedad terrestre. Es importante aclarar que el efecto es real aunque bastante moderado, por lo que es importante que el objeto a ser suspendido o levitado sea liviano.

Y por si necesitas explorar otros experimentos sencillos para la escuela, el colegio o la universidad, aquí algunas otras sugerencias:

Experimento: Peso específico.

Experimento: Endurecer y ablandar el cobre.

Experimento: Aumentar la dureza del cobre.

Experimento: Transmisión de ondas.

Experimento: Cascar nueces.


Compartir este contenido con tus amistades no cuesta nada. Hazlo marcando “Me Gusta” o apoyando con tu voto mediante los botones que aparecen debajo. Gracias.

Experimento: El magnetismo terrestre


En este vídeo se explica paso a paso la forma de comprobar y demostrar de manera práctica y sencilla todos los aspectos esenciales sobre el magnetismo terrestre: sus causas, dinámica, efectos y consecuencias. Es un experimento bastante completo, ideal para últimos años de Secundaria o primeros años de Universidad.

Y por si necesitas explorar otros experimentos sencillos para la escuela, el colegio o la universidad, aquí algunas otras sugerencias:

Experimento: Agua que fluye de la vasija.

Experimento: Flujo de agua de la vasija.

Experimento: Vasija que borbotea.

Experimento: Ver la ingravidez.

Experimento: Una llama en un frasco.


Compartir este contenido con tus amistades no cuesta nada. Hazlo marcando “Me Gusta” o apoyando con tu voto mediante los botones que aparecen debajo. Gracias.

Experimento: Invisibilidad


En este vídeo se explica paso a paso la forma de producir el efecto de invisibilidad de algunos objetos pequeños, empleando materiales y procedimientos sencillos. Ideal para una demostración interesante en la Feria de Ciencias de tu colegio.

Y por si necesitas explorar otros experimentos sencillos para la escuela, el colegio o la universidad, aquí algunas otras sugerencias:

Experimento: Una chimenea de agua.

Experimento: Tensión superficial del agua.

Experimento: Prueba de tensión superficial.

Experimento: Humedad de los vegetales secos.

Experimento: Aros de humo en el agua.


Compartir este contenido con tus amistades no cuesta nada. Hazlo marcando “Me Gusta” o apoyando con tu voto mediante los botones que aparecen debajo. Gracias.

Experimento: Campo magnético terrestre


En este vídeo se explica paso a paso la forma de comprobar y observar la dinámica y comportamiento del campo magnético del planeta Tierra.

Y por si necesitas explorar otros experimentos sencillos para la escuela, el colegio o la universidad, aquí algunas otras sugerencias:

Experimento: Filtro capilar.

Experimento: Ósmosis.

Experimento: Mojar el agua...!.

Experimento: Cazador de aceite.

Experimento: Medición de la tensión superficial.


Compartir este contenido con tus amistades no cuesta nada. Hazlo marcando “Me Gusta” o apoyando con tu voto mediante los botones que aparecen debajo. Gracias.

Experimento: La primera ley de Newton


En este vídeo se explica paso a paso la forma de demostrar la Primera Ley de Newton, relativa a la inercia.

Y por si necesitas explorar otros experimentos sencillos para la escuela, el colegio o la universidad, aquí algunas otras sugerencias:

Experimento: El efecto de Bernoulli sobre una superficie.

Experimento: Huevo que flota.

Experimento: Viscosidad.

Experimento: Demostración del movimiento molecular.

Experimento: Jardín de sal.


Compartir este contenido con tus amistades no cuesta nada. Hazlo marcando “Me Gusta” o apoyando con tu voto mediante los botones que aparecen debajo. Gracias.

viernes, 26 de diciembre de 2014

Pensando en voz alta

En todo caso callarse es preferible a mentir. Llegado a un extremo, el silencio es menos culpable y menos dañino que una falsedad.

Fdo. qdquasar

Pensando en voz alta

Dicen que se vive una sola vez. Por eso mismo es importante vivirla en serio, sin borrones, siempre intentado vivirla "en limpio".

Fdo. qdquasar

jueves, 25 de diciembre de 2014

Pensando en voz alta

"El dinero no compra la felicidad pero sí todo lo demás". De qué sirve "todo lo demás" si precisamente no hay ni un poquito de felicidad?.

Fdo. qdquasar

Pensando en voz alta

No es malo pretender las riquezas materiales; lo peligroso es hacer depender de ellas nuestra realización, ideal de vida y felicidad.

Fdo. qdquasar

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Pensando en voz alta

Ser humilde no es sentirnos menos que los demás; es no sentirnos más que los demás. Lo primero sería indignidad y lo segundo soberbia.

Fdo. qdquasar

martes, 23 de diciembre de 2014

Pensando en voz alta

Dicen que al final el tiempo lo compone todo. No es tan así. La verdad parece ser que CON el tiempo SE compone todo. O no ...?.

Fdo. qdquasar

lunes, 22 de diciembre de 2014

Pensando en voz alta

Hay tendencia a confundir el amor con los amoríos. Es que a veces también se confunden sentimientos verdaderos con simples sensaciones.

Fdo. qdquasar

Experimento: El líquido que quiere ser sólido


En este vídeo se explica paso a paso la forma de visualizar el comportamiento de un líquido que aparenta adquirir las propiedades de un curepo sólido.

Y por si necesitas explorar otros experimentos sencillos para la escuela, el colegio o la universidad, aquí algunas otras sugerencias:

Experimento: Las figuras de Chladni.

Experimento: Silbato de hierba.

Experimento: Nodos y antinodos.

Experimento: Movimiento de moléculas en el agua.

Experimento: Misteriosa bola de ping pong.


Compartir este contenido con tus amistades no cuesta nada. Hazlo marcando “Me Gusta” o apoyando con tu voto mediante los botones que aparecen debajo. Gracias.

Experimento: El huevo en la botella


En este vídeo se explica paso a paso la forma de introducir un huevo dentro de una botella, entero y sin ninguna dificultad.

Y por si necesitas explorar otros experimentos sencillos para la escuela, el colegio o la universidad, aquí algunas otras sugerencias:

Experimento: El timbre del sonido.

Experimento: Caja de resonancia.

Experimento: Suavizar la radio.

Experimento: Oír el efecto Doppler.

Experimento: El poder de las vibraciones.


Compartir este contenido con tus amistades no cuesta nada. Hazlo marcando “Me Gusta” o apoyando con tu voto mediante los botones que aparecen debajo. Gracias.

Experimento: El agua que sube


En este vídeo se explica paso a paso la forma de demostrar las fuerzas físicas que hacen que el agua suba por efecto de la presión atmosférica y contrarrestando la fuerza de gravedad.

Y por si necesitas explorar otros experimentos sencillos para la escuela, el colegio o la universidad, aquí algunas otras sugerencias:

Experimento: El efecto de Coanda.

Experimento: Presión atmosférica.

Experimento: Levantar un peso pesado.

Experimento: Transmisión del sonido.

Experimento: El duende de la botella.


Compartir este contenido con tus amistades no cuesta nada. Hazlo marcando “Me Gusta” o apoyando con tu voto mediante los botones que aparecen debajo. Gracias.

Experimento: El principio de Pascal


En este vídeo se explica paso a paso la forma de demostrar de forma práctica y fácil el Principio de Pascal.

Y por si necesitas explorar otros experimentos sencillos para la escuela, el colegio o la universidad, aquí algunas otras sugerencias:

Experimento: El globo saltarín.

Experimento: Aire frío y caliente.

Experimento: El peso del aire.

Experimento: Expansión del aire.

Experimento: Superficie aerodinámica.


Compartir este contenido con tus amistades no cuesta nada. Hazlo marcando “Me Gusta” o apoyando con tu voto mediante los botones que aparecen debajo. Gracias.

domingo, 21 de diciembre de 2014

La verdad, no importa cuánto te ama sino cómo

A veces la cantidad de amor es menos importante que su calidad porque no sirve mucho amor que no lleva a ninguna parte en lugar de un amor limitado pero sincero y confiable.

Sometimes the quantity of love is less important than their quality because it doesn't serve a lot of love that doesn't take anywhere instead of a limited love but honest and reliable.

Otros artículos:

Amor realista sí, autocompasión no.

Para vivir en pareja el amor no basta.

El amor de pareja equivale a reciprocidad.

Amor de pareja y sufrimientos inútiles.

Amor de pareja: compromiso y coherencia.

No importa cuánto te amen, sino cómo lo hagan.

El buen amor es un problema de calidad total. Es cualitativo más que cuantitativo.
El "cómo" tiene que ver con los valores guías que hemos mencionado antes: reciprocidad, solidaridad y autonomía, y con el amor digno y el amor justo.

Cuando ponderamos la cantidad por encima de la calidad afectiva, distorsionamos la verdadera esencia del amor.
Si fuera así, deberíamos valorar los excesos de las personas celosas, apegadas, obsesivas, violentas o codependientes, simplemente porque "aman demasiado".

Pero amar mucho no significa que amemos bien.

“No importa cuánto te amen, sino cómo lo hagan” quiere decir que no necesitas la taquicardia y la alteración hormonal desmedida para disfrutar el amor. La manía no siempre conduce a la felicidad.

Si no hay riesgos para tu seguridad física o psicológica y tus principios no se ven afectados, acelera y vive el amor intensamente. La propuesta no es mantener el amor encapsulado, sino enseñarle a volar.

(…) si te sientes correspondido o correspondida en el amor, si tu autorrealización personal no se ve afectada y si tus principios son respetados, hay que poner el pie en el acelerador. Hay que vivir el amor intensa y vitalmente, si ya pasaste el filtro del auto-respeto.

¿Amor pensado y racional? Sin duda, si quieres sobrevivir.

La cultura del amor romántico aconseja entregarse sin pensar tanto, porque de no ser así perderíamos la magia del amor, su irracionalidad. Como yo veo las cosas, la irracionalidad es una de las principales causas de la patología afectiva.

(…) una reflexión que quisiera que siempre tuvieras presente:

Enamoramiento es una cosa, amor es otra. Amar es hacer el amor con la mejor o el mejor amigo, y con ternura, pasión, amistad y dulzura, sin violencia. Si le das cierto orden al amor, si lo vinculas con tu autoestima, con el "ser para sí", además del "ser para el otro", habrás definido un sendero seguro por el cual transitar.

Cuando la compañía es confiable, hay que acelerar; si el enredo no pinta bien, hay que frenar en seco.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

Amor realista sí, autocompasión no

Posiblemente no hay sentimiento peor que amar a alguien y sentirse correspondido a medias y con un amor contaminado por una actitud compasiva y además posesiva.

Maybe is not worse feeling that to love somebody and to be corresponded partially and with a love contaminated by a compassionate and also possessive attitude.

Otros artículos:

Para vivir en pareja el amor no basta.

El amor de pareja equivale a reciprocidad.

Amor de pareja y sufrimientos inútiles.

Amor de pareja: compromiso y coherencia.

Hay amores que sólo nos hacen perder el tiempo.


No practiques la victimización, ni la autocompasión.

A veces, sin darnos cuenta, entramos pasivamente en una serie de juegos de presión y manipulación. El sujeto dominante puede utilizar varias estrategias para bloquear al otro y llevarlo a la autocompasión.

Señalaré (…) ejemplos de estas tácticas de sometimiento.

DESCALIFICACIÓN.
Considerar al otro como insignificante: "No te creo, tu opinión no me merece respeto", "No doy crédito a tus ideas y sentimientos", "No sabes nada", "Sólo dices estupideces" o "Eres poca cosa". Da igual.
Descalificar es mancillar al otro, hacerlo a un lado por ignorante, desacertado o incapaz. Si entras en este juego y te crees el cuento, el resultado será la depresión. Pero si estás seguro o segura de tu valía, el ataque pasará de largo: no habrá un "yo" enclenque que lo atrape. La descalificación avergüenza, si la autoestima es pobre.

CHANTAJE EMOCIONAL.
El mecanismo de control es la culpa.
Se trata de responsabilizar al otro por lo que nos pasa. El mensaje subrepticio es demoledor:"Eres una persona mala", "Quieres destruirme", "Si verdaderamente me quisieras, no harías esto o aquello".
Volvemos a la estupidez de un amor incondicional, a la tristemente célebre "prueba de amor" que, en este caso, intenta fundamentar la explotación psicológica. Pero si tienes la conciencia tranquila, si sabes que se trata de un juego en el cual has participado infinidad de veces, suplicando un perdón y una comprensión que nunca llega, y que no te corresponde, te queda la asertividad.
La mejor respuesta a una insinuación de chantaje emocional es un contundente:"No es así", y punto. No más. Nada más.

Cualquier agregado sobra. No subir al estrado ni mostrar paz y salvos. Ni tu pareja es el juez, ni tú el acusado o la acusada.

AMENAZA.
Agresión y violencia anticipada: "Te abandonaré", "Te golpearé", "Te dejaré de amar", "Te mataré", en fin, amenazas sobre la seguridad física o psicológica.

El juego se activa cuando el amenazado toma en serio la intimidación y siente miedo. Si crees que las amenazas físicas tienen alguna opción de prosperar, escapa o denuncia al infractor. Si crees que las amenazas psicológicas de dejarte de amar son creíbles, pregúntate si se justifica luchar por un amor que no te corresponde. Pero debe quedar claro que ninguna forma de coacción es negociable, la acción misma de intentar amedrentar a otro es inmoral.

La emoción que regula este juego maligno es el temor. Quizás por eso Krishnamurti afirmaba bellamente que el amor es ausencia de miedo. Tus dos herramientas para no entrar en la violencia: escape/denuncia, si la amenaza física es real o creíble, y desamor auto-inducido.
Si no te quieren. Repitámoslo una vez más: si aceptas que eres una persona digna, pues no te merece quien viola tus derechos o te lastima.

ABRIR LA HERIDA.
Como si la historia nos determinara de manera definitiva, a algunas personas les fascina meter el dedo en la llaga para cobrar deudas tan lejanas como inútiles; es decir, echar en cara lo que se hizo o lo que se dejó de hacer.
La estrategia es volver una y otra vez sobre la misma cuestión, sin brindar ninguna alternativa de solución, como si se tratara de un pecado original imposible de redimir.
Después de veinte años, un hombre, de manera reiterada y obsesiva, cada vez que podía, le recordaba a su mujer una supuesta infidelidad de la juventud. Y en cada ocasión, ella invertía varias horas tratando de explicar y justificar lo ocurrido (un baile apretado, un beso furtivo...).
Así, él lograba ponerse por encima y someterla. Una deuda impagable y un pagador compulsivo.

Resumiendo: si eres víctima de la descalificación, el chantaje, la amenaza y la culpabilización, no te resignes a ello. Una relación de este tipo es disfuncional e inconveniente para cualquiera, no importa qué diga tu pareja y cómo quiera justificar sus actos.

Nadie merece semejante tortura.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

Para vivir en pareja el amor no basta

El amor sincero es la base para construir juntos una buena vida de pareja pero asimismo son necesarios otros valores positivos que ambos debemos compartir y practicar con paciencia y optimismo todas las jornadas.

The sincere love is the base to build a good life together of even but also they are necessary other positive values that both should share and to practice with patience and optimism all the days.

Otros artículos:

El amor de pareja equivale a reciprocidad.

Amor de pareja y sufrimientos inútiles.

Amor de pareja: compromiso y coherencia.

Hay amores que sólo nos hacen perder el tiempo.

Amar sin renunciar, porque no es necesario.


¿Acaso te quedan dudas?
El realismo no se opone al amor: lo modula, lo aterriza, lo vuelve más humano y menos celestial.

El sentimiento amoroso no garantiza por sí solo una buena convivencia de pareja, para eso se necesitan otras habilidades distintas al querer.

Esta afirmación, que debería resultar evidente para el sentido común y las observaciones de la vida diaria, ha sido descartada por la cultura del enamoramiento y reemplazada por la idea de que "el amor todo lo puede", hasta hacernos felices en un matrimonio desgraciado.

La fórmula es atractiva: si amas, tienes la vida resuelta. ¿Para qué más? Sin embargo, la realidad afectiva es otra.

Mantener una posición racional y no distorsionada sobre las relaciones afectivas es suponer, tal como decían Erich Fromm y Ovidio, que el amor es un arte. La consecuencia no deja de ser interesante: si el amor es un arte, habrá cosas para aprender y desarrollar, habrá un espacio cognitivo.

Los sentimientos son necesarios pero no suficientes para estar en pareja.
Eros funciona como un empujón inicial, pero no alcanza para cristalizar una relación estable y duradera. El amor romántico no consigue mantener a raya los problemas que surgen de la convivencia.

¿Tropezamos con el amor o lo creamos? Ambas cosas.
Primero nos golpea y atonta y luego, cuando nos recuperamos del shock, empezamos a descubrirlo y reinventarlo.

Veamos una conversación típica entre una mujer empecinada en casarse con un hombre bastante problemático y la amiga que trata de salvarla:

— ¿Por qué te quieres casar, si el tipo es un desastre?
— Porque lo amo.
— ¡Por Dios, si es el hombre más infiel, dominante y arrogante que he visto!
— ¡Pero nos amamos!
— ¿Y eso qué tiene que ver con la convivencia, criar hijos y lo demás?
— ¿Cómo que qué tiene que ver? ¿Acaso no sabías que el amor todo lo puede?
— Pues, no sé si podrá con él.
— El amor todo lo cura, estoy segura.

Tener una pareja no es la única forma de realización ni la única manera de alcanzar una vida feliz.

Mejor pon el amor en su sitio y si tienes algo de agallas, desafíalo: "Si no eres un buen amor, prefiero no tenerte".

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

El amor de pareja equivale a reciprocidad

La reciprocidad en el amor de pareja es un valor por el que respetar y dedicarse por la felicidad de ambos es una conducta de ida y vuelta.

The reciprocity in couple's love is a value for the one that to respect and to be devoted for the happiness of both it is a round trip behaviour.

Otros artículos:

Amor de pareja y sufrimientos inútiles.

Amor de pareja: compromiso y coherencia.

Hay amores que sólo nos hacen perder el tiempo.

Amar sin renunciar, porque no es necesario.

Amor de pareja e intimidad propia.


El buen amor es recíproco.

La reciprocidad es la base de un amor justo. Cuando damos amor, esperamos amor, porque las relaciones afectivas de pareja se alimentan del intercambio.

¿Cómo no esperar fidelidad si eres fiel?

¿Cómo no esperar ternura si das ternura?

No se trata de avaricia sino de altruismo recíproco: juntos somos más, juntos es más fácil.

Si no te sientes gratificada o gratificado, si tus manifestaciones de ternura o sexo se pierden en un amor tipo esponja, que todo lo absorbe y nada o muy poco devuelve, tu sentimiento, a no ser que seas un santo o una santa, se irá convirtiendo en indignación cólera ante la injusticia, la vivencia de que no obtienes lo que mereces.

El amor es de doble vía, no importa lo que digan. El amor saludable prospera cuando el proceso dador-receptor se encuentra en equilibro. Amar solidariamente, tranquilidad de alma.

Pregúntate si tus deseos y exigencias son racionales.

Es un acto de responsabilidad para con el prójimo. No puede haber un intercambio afectivo feliz, si no hay autocrítica. Se trata de autoridad moral, de estar seguro de que tus preferencias, deseos, sueños, anhelos y pedidos sean razonables y que no violen los derechos de tu pareja.

Si exiges fidelidad y eres infiel, o si no amas sinceramente a tu pareja y reclamas amor de parte de ella, necesitas ayuda profesional. No des motivos, es mejor ser coherente, es mejor estar en paz con uno mismo.

Creo que si el clima ayuda y la suerte también, uno recoge lo que cosecha. Ojala las semillas que utilices no estén dañadas.

Pregúntate si tu propuesta afectiva es irracional, si está motivada por el apego, la inseguridad, la posesión y el miedo, o si, por el contrario, se fundamenta en tus convicciones, como debe ser.

Una vez más: razón y emoción en proporciones justas y llevaderas, "convicciones amorosas". No sólo se trata de que te respeten, sino también de respetar.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

Amor de pareja y sufrimientos inútiles

Conquistar un amor suele implicar alguna forma de sufrimiento pero cuando no nos lleva al enriquecimiento de nuestro espíritu ese sufrimiento es realmente inútil y sin sentido.

To conquer a love usually implies some form of suffering but when it doesn't take us to the enrichment of our spirit that suffering it is really useless and unconscious.

Otros artículos:

Amor de pareja: compromiso y coherencia.

Hay amores que sólo nos hacen perder el tiempo.

Amar sin renunciar, porque no es necesario.

Amor de pareja e intimidad propia.

Más sobre amor de pareja y derechos humanos.


Discrimina entre sufrimiento útil y sufrimiento inútil.

El sufrimiento útil es el duelo. Un dolor progresista, que te enseña a perder y a no seguir esperando lo imposible. La realidad a veces es dolorosa, pero te ayuda a ubicarte.

Romper con alguien a quien amas no es fácil, porque el principio del placer es impositivo y persistente. Pero, si en cambio, estás en una relación afectiva en la que los malos momentos superan con creces los buenos, pregúntate a dónde te conduce ese sufrimiento.

El sufrimiento inútil funciona como las arenas movedizas: cuánto más intentas salir, más te hundes.
Por eso, si no hay nada más qué hacer, si ya has intentado de manera razonable hallar una mejoría en la relación y nada has logrado, conéctate a un sufrimiento útil, asume la pérdida, deja que el duelo arranque.

El sufrimiento inútil no se agota y puede durar siglos.

El sufrimiento útil tiene un fin, suelta los lastres y te limpia por dentro.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

Amor de pareja: compromiso y coherencia

Una vez que pasa la fase romántica del amor de pareja debe seguir una larga fase de construir la convivencia con mucho compromiso y coherencia entre los sentimientos y los actos personales.

Once it passes the romantic phase of couple's love it should follow a long phase of building the coexistence with a lot of commitment and coherence between the feelings and the personal acts.

Otros artículos:

Hay amores que sólo nos hacen perder el tiempo.

Amar sin renunciar, porque no es necesario.

Amor de pareja e intimidad propia.

Más sobre amor de pareja y derechos humanos.

Amor siempre, maltrato nunca.


Comprométete con tu persona e intenta ser coherente.

Define exactamente qué quieres hacer de tu vida. Cuáles son tus proyectos, qué tipo de relación quieres, cuáles son tus metas u objetivos esenciales.
Hazlos explícitos y comprométete con ellos.

Trata de mantener activa la razón vital que te determina y el sentido de vida que elegiste. Ése es el primer paso: tomar conciencia de quién eres y para dónde vas. Luego, debes actuar en concordancia con esas metas, con la dirección que dictaminan tus sueños y anhelos.

Cuando actúas en contra de tus principios, te violentas internamente, te traicionas, intentas ser lo que no eres. Ser coherente significa que tus teorías y sentimientos concuerdan con tus comportamientos.

No hablo de ser intransigente, porque la coherencia del sabio no es dogma sino flexibilidad. Me refiero a que trates de reafirmar tus puntos de vista personales y ejerzas el derecho a la defensa, que nada tiene que ver con la irracionalidad del que se las sabe todas.

Practica el individualismo responsable.

Tal como dije (…), puedes amar sin destruir tu "yo".

Practicar el individualismo responsable implica mantener vivo el amor propio en la relación que hayas elegido. Preocuparte por tu pareja, pero también por ti mismo, para que de este modo reasaltes tu singularidad en un contexto imprescindible de intercambio.

Defender el "yo" significa oponerse a todo intento de sacrificio irracional.

Cambiar la abnegación sumisa por una dedicación amable que no te excluya. Amor individualizado, sin fusiones ni alquimias transpersonales.

Eres persona, no cosa.

Muchas víctimas del abuso se olvidan de que son personas, que merecen ser escuchadas en serio y ser respetadas. Te cosifican cuando te quitan el derecho a tener derechos, cuando tus pensamientos y sentimientos no son tenidos en cuenta, cuando no te consideran un fin sino un medio, cuando te manipulan, maltratan o explotan.

Ser cosa, es ser un objeto, es eliminar la esencia misma de la condición humana. Los objetos son desechables, las personas no; por eso, mereces respeto.

No tienes el derecho a que te amen, pero sí a que te traten bien, a que no te mientan. La esclavitud en nombre del amor es esclavitud, no importa cuál sea el lavado cerebral que te hicieron, ni qué tan masoquista seas.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

Hay amores que sólo nos hacen perder el tiempo

Trabajar y esforzarse por un amor que no es razonable ni correspondido resulta una lamentable pérdida de un tiempo precioso en nuestra vida.

To work and to make an effort for a love that is not reasonable neither corresponded is a lamentable loss of a beautiful time in our life.

Otros artículos:

Amar sin renunciar, porque no es necesario.

Amor de pareja e intimidad propia.

Más sobre amor de pareja y derechos humanos.

Amor siempre, maltrato nunca.

El derecho a ser amado con dignidad.


No pierdas el tiempo con quien no quiere dialogar ni negociar.

La calidad de vida no es negociable, como tampoco lo son tus principios. Para negociar se necesitan dos que quieran hacerlo.
Respeto y ganas.

Según la ética discursiva que propone el filósofo alemán Jürgen Habermas, para que exista diálogo, el lenguaje de los involucrados debe ser entendible, sincero y verdadero. Si alguna de las partes no es veraz, se está perdiendo el tiempo. Un diálogo en serio implica pasar del "yo quiero" al "nosotros argumentamos".

No pierdas el tiempo con quien: no está interesado; no te toma en serio; no dice lo que piensa y siente; esconde alguna mala intención; no te escucha con el interés necesario, o todas las anteriores.
No esperes peras del olmo.

A veces, el amor o la esperanza nos ciegan. Como un corolario del punto anterior, es importante partir de lo que en verdad somos y tenemos. He visto mujeres y hombres sufrir de la manera más angustiosa a la espera de un cambio de su pareja que nunca llega. No esperar peras del olmo, como dicen, significa no hacerse falsas ilusiones y ser realista.

Si tu pareja te ha sido infiel varias veces, ¿por qué deberías esperar fidelidad?
¿Perdonar?
Sí, claro, pero eso nada tiene que ver con la reincidencia. Puedo perdonar y dejar de amar, o puedo perdonar y alejarme por pura previsión y salud mental.

Si a lo largo de la relación afectiva, la persona que amas ha sido indiferente, introvertida o poco cariñosa, ¿todavía esperas que se levante una mañana cualquiera y te llene de besos y abrazos?
No digo que la gente no pueda cambiar, pero debes estar segura o seguro de que tal cambio sea posible y que valga la pena esperarlo.

Una de mis pacientes me decía con orgullo que había encontrado la forma de salvar su relación:"Cada vez que me siento descuidada por él, lo amenazo con que lo voy a dejar y el hombre reacciona de inmediato". Gustos son gustos, pero un amor amenazado no es un amor confiable.

No te esfuerces (tampoco) en explicar lo obvio.

Una mujer se pasaba gran parte de su tiempo explicándole al marido por qué era importante que no la insultara y no maltratara a los hijos, como si de tanto insistir, remachar y remachar, se fuera a generar en él una especie de iluminación tardía.
Sus explicaciones pecaban de una ingenuidad asombrosa: "Mira, mi amor, cuando me dices idiota, loca o puta, estás produciendo una sensación humana llamada ofensa, la cual causa dolor... y es muy, pero muy incómoda. Lo mismo cuando golpeas al niño, a él le duele...".

¿Será que al hombre le faltaba información y por eso agredía a su mujer e hijos? Si tu pareja te maltrata o te impide ser tú, sólo hay que actuar, no tienes nada que explicarle o enseñarle.

No quiero decir con esto que debamos reducir la comunicación a cero y nunca argumentar. Lo que digo es que hay situaciones en las que las palabras sobran y el solo hecho de querer deliberar nos hace indignos.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

Amar sin renunciar, porque no es necesario

Cuando la pareja nos ama de verdad no nos pide renunciar a nada sino que más bien nos ayuda a enriquecer lo que somos y la forma en que vivimos juntos.

When the couple loves us he or she doesn't really ask us to give up anything but helps us to enrich what we are and the form in that we live together.

Otros artículos:

Amor de pareja e intimidad propia.

Más sobre amor de pareja y derechos humanos.

Amor siempre, maltrato nunca.

El derecho a ser amado con dignidad.

El peligro de la frialdad o el totalitarismo en el amor.


Cómo amar sin renunciar a lo que somos: Una guía reflexiva.

Flexibilizar los dogmas: "Todo depende".

Hay que pasar del amor incondicional, a las condiciones que debe reunir el amor para que sea relajado y placentero.

Por tanto, si quieres mantenerte dentro de los límites de una relación madura y saludable, no utilices categorías absolutas.

Flexibiliza la mente y reubica tus deseos en la realidad concreta que te toca vivir.

Amar de manera racional es incluir las excepciones a la regla en la manera de procesar la información afectiva. .Por ejemplo:

"El matrimonio es para toda la vida". (Depende: si todo va bien, probablemente).

"La separación es un fracaso". (Depende: en ocasiones separarse puede ser una forma de éxito y liberación).

"El amor es incondicional". (Depende: si mi pareja me maltrata, el amor incondicional es contraindicado).

"Hay que sacrificarse por la pareja". (Depende: si la exigencia o la necesidad del otro es irracional, la dedicación deja de ser saludable).

"El amor justifica nuestras actos". (Depende: si trata de ser infiel o de explotar a la pareja, no justifica nada).

"El amor todo lo puede". (Depende: hay amores alfeñiques).

Un amor dogmático, regido por un sinnúmero de reglas e imperativos, pierde la capacidad de ser creativo y reinventarse a sí mismo.

Un amor flexible mantiene su capacidad de crítica y autocrítica, e intenta evitar los extremos dañinos y la normatividad ciega.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

Amor de pareja e intimidad propia

Cuando hay amor es hermoso vivir en pareja pero siempre tenemos derecho a un espacio propio que sea nuestro refugio aunque sea que si somos felices talvez no sea necesario ocultarnos en él.

When there is love it is beautiful to live in even but we are always entitled to an own space that is our refuge although it is that if we are happy maybe it is not necessary to hide in him.

Otros artículos:

Más sobre el amor de pareja y derechos humanos.

Amor siempre, maltrato nunca.

El derecho a ser amado con dignidad.

El peligro de la frialdad o el totalitarismo en el amor.

Amor de pareja y derechos humanos.


¿Cómo negociar el derecho a la intimidad, a la cultura, a la educación, a la libre expresión, a comportarte de acuerdo con las creencias religiosas, el derecho a la libre movilidad y asociación?

¿Cómo amar en paz, si debo hacer a un lado mi propia identidad?

Renunciar a lo inalienable y a lo intransferible, a la esencia vital que te determina, así sea por amor, te pone en la cuerda floja. Eres el único o la única que puede saber si se justifica o no tal entrega.

No obstante, el buen amor abre otras puertas.

¿Quién no daría la vida por un hijo o incluso por la persona que amamos limpiamente y con la cual hemos compartido una vida bien llevada?

En muchos matrimonios felices, la muerte de uno de los cónyuges suele conducir rápidamente al fallecimiento del que sobrevive.

Una relación sólidamente estructurada, cuyo vínculo está guiado por un propósito determinante, requiere de la buena distribución de eros, philia y ágape.

Amor justo y digno, bajo los auspicios del erotismo y la ternura, tan honesto como alegre, tan respetuoso como arrebatador.

Un amor sensible, compasivo y seguro que se mueva dentro de los derechos humanos, sin vestigios de esclavitud o servilismo, es una de las experiencias más maravillosas que nos puede ofrecer la vida.
Y lo opuesto, la entrega enfermiza y el sometimiento decadente en nombre de un amor descabellado es una de las formas más tristes de autodestrucción.

Depende de cada uno de nosotros elegir el camino.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

Más sobre amor de pareja y derechos humanos

Tanto hombres como mujeres deben respeto a los derechos fundamentales de su pareja porque es la base de una convivencia digna entre personas civilizadas.

As much men as women owe respect to their couple's fundamental rights because it is the base of a worthy coexistence among civilized people.

Otros artículos:

Amor siempre, maltrato nunca.

El derecho a ser amado con dignidad.

El peligro de la frialdad o el totalitarismo en el amor.

Amor de pareja y derechos humanos.

El amor digno dentro de la pareja.


Artículo 16: Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derechos, sin restricción alguna por motivo de raza, nacionalidad o religión, a casarse y a fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.

Derecho al matrimonio y a prescindir de él. Nada obliga al matrimonio ni a la soltería, tan válidos ambos como cualquier otra decisión. O mejor: derecho a no perder los derechos en ningún caso, sea cual sea el vínculo. Derecho a casarse y a separarse. Iguales privilegios, dentro y fuera de la relación. Nadie debe ser castigado por querer disolver un matrimonio o por permanecer en él.

Artículo 18: Todas las personas tienen derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Puedes creer en lo que quieras, si no violas el derecho de nadie. No tienes por qué esconder o disimular tus creencias, si a tu pareja no le gustan.
Recuerdo el caso de una señora que mantuvo en secreto por años su adhesión a una congregación cristiana porque el marido era ateo y no le daba permiso para creer en Jesucristo. Su culto debía ser ejercido a escondidas, como si se tratara de un grupo terrorista. Cuando finalmente sacó el coraje para decirle la verdad, el ofendido señor se fue de la casa.

La libertad de conciencia significa poder actuar de acuerdo con los propios códigos éticos y negarse a ir en contra de la propia fe, sea cual fuere. No niego que las parejas que profesan cultos religiosos distintos puedan llegar a tener problemas, pero lo que sostengo es que los valores, cuando son verdaderos y legítimos para quien los vive y siente, no son negociables.

En el caso que acabo de señalar, la señora acumuló angustia y dolor durante años porque, al mejor estilo estalinista, le era "prohibido" ejercer libremente su religión.
En una cita (luego de que el esposo de fue de la casa) me dijo: "Nunca he sido tan feliz, puedo ir a mi parroquia y participar en los festejos cuando quiera. Es una sensación extraña, como si me hubiera liberado de una cárcel. Mi vida ha adquirido un nuevo sentido. Pero a veces me siento culpable conmigo misma por haber sido tan sumisa. Cuando decidí contarle todo a mi marido me sirvió mucho saber que estaba defendiendo un derecho universal y que no sólo era un capricho mío...".

Si en el nombre del amor afectan tu libertad de opinión y expresión, sencillamente eres víctima de un amor dictatorial: es decir, no te aman.

Artículo 20 (1): Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.

Parece sencillo, pero no lo es. Cualquier persona que mantenga una relación de pareja con alguien celoso o controlador sabe a qué me refiero:"No quiero que salgas con tus amigas o amigos" o "¿Dónde vas, con quién vas, a qué hora vuelves?".
Amor policivo o policiaco, el FBI en casa.

El hombre dice: "¡Qué estupidez! ¡Sólo a ti se te ocurre meterte con ese grupo de locas!".
Ella responde: "No son locas, son mujeres que trabajan en un voluntariado".
Él indignado, replica: "¡Tu deber es no descuidar a tu familia, además, debes contar conmigo cuando tomas esas decisiones!".
Ella, dice: "No estoy de acuerdo. No puedes impedirme que me reúna con la gente que quiero. Además, la familia es tanto responsabilidad tuya como mía".
El marido tira la puerta con furia, sin antes expresar con indignación: "¡Vaya uno a saber quién te está llenado la cabeza de estupideces!".

La mujer, que no necesita ayuda profesional ni consejos porque hace uso de sus derechos, se viste y sin una pizca de culpa o ansiedad sale para la reunión de los jueves, con la clara convicción de que la separación es cuestión de tiempo. En la mentalidad machista típica, el derecho a reunirse y a asociarse es poco menos que un trastorno psicológico o una desviación de la conducta normal. En el amor maduro y bien estructurado, nadie es de nadie. Algunas "posesiones amorosas" necesitan más de un exorcista que de un psicólogo.

Artículo 23 (2): Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual.

Es el derecho a un trabajo digno. Yo agregaría a iguales privilegios por un trabajo similar en esfuerzo y entrega. Tal como dije antes, la división del trabajo en la pareja debe ser consensuado y equilibrado, si no queremos que se vayan acumulando rencores. El amor no escapa a la justicia, a la equidad fundamental que surge de considerar al otro como un sujeto válido que merece ser respetado en su condición.

¿Cuántas mujeres son discriminadas en su trabajo gracias a una tradición excluyente, tan irracional como milenaria? Si hay amor, hay igualdad en los derechos. Por eso, es importante buscar un balance costo/beneficio entre lo que se entrega y recibe.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

Amor siempre, maltrato nunca

Nada justifica el maltrato entre dos personas que dicen amarse porque si hay maltrato entonces no hay amor en ninguna de sus formas posibles.

Nothing justifies the abuse between two people that say to be loved because if there is abuse then there is not love in none in their possible ways.

Otros artículos:

El derecho a ser amado con dignidad.

El peligro de la frialdad o el totalitarismo en el amor.

Amor de pareja y derechos humanos.

El amor digno dentro de la pareja.

El valor de un amor voluntario sobre el amor obligado.


Simplemente, ningún tipo de maltrato debe ser tolerable.

Los derechos humanos son universales, inalienables (forman parte de tu esencia) y están concebidos para todas las personas. Destacan la autonomía individual y el desarrollo de la libre personalidad del individuo (libertad de expresión de ideas, de tener una vida privada y de tener iniciativa), así como la inviolabilidad de la condición humana.
No tienes que hacer ningún curso especial para ser adjudicatario de tales derechos, te corresponden en tanto estés vivo. Los límites del poder en general y del amor de pareja en particular se configuran precisamente en los derechos humanos, no importa cuánto ames.

Bienvenido al mundo real. Tenías un tesoro que no sabías, un baluarte que no utilizabas.

Un breve repaso y extensión de la Declaración Universal de los Derechos Humanos a los vínculos afectivos nos muestra que muchos de estos derechos se violan sistemáticamente en las relaciones de pareja y que simplemente lo aceptamos porque están amparados por el "manto sagrado" del amor. Veamos:

Artículo 3: Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Es evidente: ninguna restricción a tu libertad ni riesgos para tu vida, así sea en el nombre del amor, es válida. La base segura no es negociable en ninguna relación. Debes tener la certeza de que no te lastimarán intencionalmente. Si deseas entregarte en alma y vida a tu pareja, que sea en pleno uso de tus facultades, sin presiones, culpa, miedo o apego. El altruismo no riñe con este artículo, si tú lo decides.

Artículo 4: Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre: la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas las formas.

¡Se prohíbe la esclavitud y la servidumbre! "Toda forma de esclavitud", incluso aquella que se ampara en un supuesto amor. Aunque no lo creas, mucha gente establece relaciones de pareja sin someterse. Si bien durante el enamoramiento una forma de esclavitud bioquímica, socialmente aceptada y glorificada por la cultura, hace su aparición, la naturaleza te libera al cabo de dos o tres años.
La esclavitud se fundamenta en la idea macabra de que unos tienen más derechos o son esencialmente más valiosos que otros. ¿Habrá mayor dicha que amar de igual a igual, sin miedos y sin estratagemas, a corazón abierto? Eres esclava o esclavo cuando tu libertad no te pertenece.
¿Cuál es su consecuencia? La explotación.

Artículo 5: Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

(…) Las palabras "cruel", "inhumano" o "degradante", no son sinónimos de silla eléctrica o cámara de gas. Menospreciar, ignorar o burlarse sistemáticamente de la pareja es inhumano. Desprestigiar a la persona que amas o denigrar de ella indica que no la amas sanamente o que no la amas.
¿Quién no ha levantado la voz o ha ofendido alguna vez a alguien en una discusión? ¿Y quién no se ha arrepentido luego? No hablo de esos brotes esporádicos que se dan al calor de una disputa (aunque no los justifico y reconozco que pueden llegar a ser peligrosos), me refiero a la tortura consistente, sistemática y a mansalva, cuyo fin es provocar deliberadamente el dolor ajeno. Recuerdo la película “Durmiendo con el enemigo”, que cuenta la historia de un hombre que se dedica obsesivamente a encontrarle errores y defectos a su mujer.

Artículo 12: Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en la vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o su reputación.

Tienes derecho a la intimidad ¿Qué implica esto? Mantener tus espacios, tu territorialidad, tu microcosmos, sin que te invadan tu privacidad o te asalten en tu buen nombre. Los ataques a tu honra son una forma de discriminación y de maltrato psicológico.
¿Hay que contarle todo a la pareja o debe haber algunos secretos en una relación? Pues si te adscribes a la modalidad de fusión/comunión, de ser una unidad, habría una sola mente y los pensamientos de tu pareja y los tuyos estarían entremezclados en un gran enredo informacional; cada quien tendría acceso libre y directo a todos los aspectos de la vida psicológica, afectiva y comportamental del otro. Tu soberanía personal quedaría al descubierto.
Algunas personas piensan que "estar enamorados" y/o casados les da autorización para ejercer el papel de fiscal o de auditor permanente. Investigar al otro, revisar su base de datos, expropiar la vida privada sin ningún tipo de consideración: "Lo tuyo es mío", o peor: "Si no me das carta abierta para estar en cada rincón de tu mente y de tu corazón, tienes algo que esconder o no me amas". Paranoia y simbiosis.
¿De dónde sacamos que el vínculo afectivo justifica el "examen" y la fiscalización de la reserva personal? Sólo podemos llegar hasta donde la dignidad de nuestra pareja lo permita. Y si no nos gusta esa zona de exclusión, debemos revisar la relación que hemos establecido con ella.
Es evidente que los miembros de una pareja, así haya amor, deben mantener cierta privacidad: mis ideas, mis sueños, mis amigos y nuestras ideas, nuestros sueños, nuestros amigos. El autoritarismo y el totalitarismo, siempre y sin excepción, se oponen al amor respetuoso.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

El derecho a ser amado con dignidad

Por mucho que alguien se haya enamorado no es justo ni necesario renunciar a la dignidad ni la autoestima para ser correspondido.

No matter how much somebody has fallen in love it is not good neither necessary to give up the dignity neither the self-esteem to be corresponded.

Otros artículos:

El peligro de la frialdad o el totalitarismo en el amor.

Amor de pareja y derechos humanos.

El amor digno dentro de la pareja.

El valor de un amor voluntario sobre el amor obligado.

El amor de pareja es generoso y recíproco.


Cuando se ha doblegado al otro bajo el yugo de la dominación psicológica, la víctima pierde el "no", accede por miedo o por apego.

La confusión interior es tal, que el sujeto vapuleado puede llegar a justificar al agresor para tratar de explicar lo inexplicable y buscar razones donde no las hay.

Dejar sentado quién es el más fuerte y quién tiene el control suele ser la meta de quien maltrata al otro: "¡Yo soy la autoridad, yo soy el poderoso, el que decide y ahí les dejo el precedente!".

Hace poco, pude observar por la televisión española uno de estos depredadores, que había asesinado a su mujer, aunque no recuerdo el motivo. Lo que me quedó grabado fue su expresión cuando la policía lo llevaba esposado.

Realmente me impresionó. Su rostro no mostraba ningún rasgo de arrepentimiento o de culpa, sino la expresión típica del "deber cumplido". Su mirada dejaba en claro que ella se lo merecía. La idea del "castigo merecido" es la demostración más evidente de la dominancia y el abuso del poder.

El abuso psicológico muchas veces es el preludio o el anuncio del maltrato físico. Recuerdo el caso de una mujer brillante profesionalmente, casada hacía cinco años, a quien su marido no le perdonaba el éxito que tenía.

Siempre trataba de menospreciarla, pero frente a los demás halagaba su desempeño y decía sentirse muy orgulloso. Esta doble faz le daba la coartada perfecta.

Cuando ella les comentó a sus hermanos del maltrato psicológico al cual era sometida, nadie le creyó. Un día llegó a mi cita con los ojos morados y otras lesiones: "¡A lo que hemos llegado!", me dijo entre lágrimas y sollozos.

"¡Pero, esto se acabó, ya pasó el límite!". Y así fue.

Sin embargo, algunas preguntas quedaron en el aire: ¿Hubo que esperar cinco años de maltrato para actuar? ¿Por qué unos golpes tienen más significación que cinco años de desprecio y menoscabo?

La dignidad no tiene matices, no hay violaciones al derecho de primer y segundo grado.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

El peligro de la frialdad o el totalitarismo en el amor

La indiferencia total o la excesiva dominación dentro de la vida de pareja son extremos peligrosos que pueden llegar a destruir los sentimientos  y la dignidad de las personas.

The total indifference or the excessive dominance inside couple's life is extreme dangerous that can end up destroying the feelings and the dignity of people.

Otros artículos:

Amor de pareja y derechos humanos.

El amor digno dentro de la pareja.

El valor de un amor voluntario sobre el amor obligado.

El amor de pareja es generoso y recíproco.

Cómo es una relación solidaria de pareja.


Una forma especialmente inquisitiva y dolorosa de sancionar al otro es, sin lugar a dudas, la indiferencia. He conocido a personas que "castigan" a su pareja con un silencio sostenido cruel que puede llegar a durar meses.

¡Sí, meses ignorando al otro!

Haciendo una analogía con el pensamiento que expresa Hannah Arendt, en su libro “Los orígenes del totalitarismo”, para estos castigadores, la pareja se convierte en un ser "superfluo".

Una mujer me decía angustiada: "Se me olvidó darle a mi marido un recado que le había mandado la secretaria y no me habla desde hace quince días".

Hay que querer muy poco o estar psicológicamente muy enfermo para no dirigirle la palabra durante tanto tiempo a la pareja simplemente porque tuvo un olvido.

¿Cómo seguir en una relación si te ignora olímpicamente, no te dirige la palabra, no te escucha o te pasa por encima como si fueras un objeto simplemente para castigarte?

Latigazos o silencio: ¿qué prefieres?

¿Qué se necesita para soportar la ausencia voluntaria del otro y luego seguir como si nada hubiera pasado?

Creo que a nadie le gusta ser un cero a la izquierda, pero tal como dije antes, el miedo corrompe. ¡Cuando, por ejemplo, un hombre tiene que olerle la vagina a su pareja cada vez que llega de la calle para estar seguro de que no ha tenido relaciones con otro hombre, ¿por qué accede la mujer?

Una paciente me respondió lo siguiente: "Con eso lo dejo tranquilo. Si él quiere husmear mi ropa interior o mis genitales, que lo haga, es un segundo y listo... Él es muy inseguro, pero me quiere mucho...".

Sin palabras.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

Amor de pareja y derechos humanos

Por la simple causa de que un amor de pareja se establece entre personas que deciden vivir sus vidas en común los derechos humanos son muy importantes.

For the simple cause that couple's love settles down among people that decide to live its lives in common the human rights they are very important.

Otros artículos:

El amor digno dentro de la pareja.

El valor de un amor voluntario sobre el amor obligado.

El amor de pareja es generoso y recíproco.

Cómo es una relación solidaria de pareja.

Amor de pareja: dos personas y no una con dos cuerpos.


LOS DERECHOS HUMANOS Y EL AMOR DE PAREJA.

La mayoría de la gente piensa que el tema de los derechos humanos es algo que concierne a los políticos, la ONU o a los países del tercer mundo, y no se percatan de que su importancia se revela en todos los aspectos de la vida interpersonal.
Creemos que el amor, por su magnificencia y glorificación, está por encima de la humanidad, que es algo tan limpio y puro que no puede contaminarse con lo mundano.
Nada más falso. En las relaciones afectivas, llámese amistad, pareja o familia en general, los derechos humanos son violados sistemáticamente.

¿Quién no se ha visto enredado alguna vez con alguien que intenta engañarlo o manipularlo para imponer sus intereses personales?
Los monstruos afectivos existen, así como existen los grandes amores.

Además, debemos reconocer que, bajo los efectos de un fuerte amor pasional podemos hacer cualquier estupidez y aceptar cualquier cosa. La capacidad de enamoramiento o la hipersensibilidad al amor nos hacen vulnerables a los depredadores afectivos, debilita nuestra autonomía y la autoafirmación del "yo". Debilidad placentera, pero peligrosa.

Las interacciones humanas pueden ser simétricas (entre personas que manejan un mismo nivel de poder) o asimétricas (entre personas que no manejan el mismo nivel de poder). Sin embargo, no conozco ningún vínculo interpersonal totalmente equilibrado, igualado por lo bajo y por lo alto, llámese matrimonio, noviazgo, amantes o "amigovios". E, incluso, si pudiéramos concebir semejante igualdad, no tendríamos la certeza absoluta de que alguna de las partes, por diversas razones, pudiera intentar aprovecharse de la otra.

El amor no impide necesariamente la lucha por el poder, ni garantiza que este forcejeo se realice acorde con los derechos humanos. (…) He visto parejas que se mantienen por años en pie de guerra y de batalla en batalla.

Como decía antes, un número considerable de personas se ve enredado en relaciones afectivas en las que uno de los miembros de la pareja de turno se aprovecha del otro y lo lastima profundamente. Muchos de estos abusos no solamente se enmarcan en las agresiones físicas sino en las psicológicas (descalificación, chantaje emocional, amenazas, culpabilización, sarcasmo), evidentemente más sutiles y encubiertas, frente a las cuales la opinión pública y la ley aún no están lo suficientemente sensibilizadas (intenta ir a una comisaría y denunciar a tu pareja porque te denigra psicológicamente, a ver qué cara pone el comisario en cuestión).

La intromisión indebida en la mente de un individuo es quizás la peor forma de violencia, porque la víctima no siempre se da cuenta de lo que está ocurriendo y puede acostumbrarse a los ataques. No sólo hay una permisividad cultural del maltrato psicológico y del acoso moral, también existe en las personalidades débiles una resignación a la tortura psicológica que a veces sorprende.

Una mujer me contaba: "Mi esposo me insulta todo el día y se burla de todo lo que hago... Eso sí, nunca me ha puesto la mano encima". Extraña manera de evaluar el maltrato: "Puedes insultarme, pero no pegarme". Difícil de entender. La opción saludable resulta evidente: "No puedes ni insultarme ni pegarme".

Recuerdo un caso que podría ser considerado como un récord Guiness en cantidad de maltrato psicológico por unidad de tiempo.
Desde que entraron a mi consultorio, el hombre empezó como una escopeta de perdigones a lanzar agravios, pullas, ironías e injurias de todo tipo a su mujer. El embate era a mansalva y sin clemencia: "inútil", "poca cosa", "mala mujer", "para qué me habré casado contigo", "loca", "poco inteligente", "fea", "frígida", "gorda desagradable", "maldita sea la hora en que te conocí" y cosas por el estilo.
La señora, al parecer ya curtida en estas lides, permanecía de brazos cruzados mirándome, como diciendo: "¡Mire y aprenda de qué se trata esto!".

Pese a mis intentos por apaciguar al señor, él seguía expulsando sus demonios. Al principio, supuse que debía de haber existido alguna pelea reciente que explicara semejante conducta, pero una afirmación de la mujer me dejó de una pieza: "Siempre es así. Y eso no es nada, aquí se controla porque está usted presente...".
Cuando le pregunté al señor por qué se comportaba de ese modo, me dijo:"Ya no me la aguanto".

Mi respuesta fue apenas obvia:"¿Han pensado en la separación, así sea por un tiempo?". Él guardó silencio por primera vez y ella encogió los hombros.

Conclusión: el ser humano puede acostumbrarse a cualquier cosa. Nunca volvieron a terapia, quizás porque presentían que el resultado sería inevitablemente la separación. De todas maneras, lo que me interesa señalar es que podemos volvernos indiferentes al maltrato como si éste jera parte inevitable de nuestro destino.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

El amor digno dentro de la pareja

Una vida sentimental de pareja en que predominan las actitudes posesivas y los condicionamientos es un verdadero atentado a la dignidad de las personas.

Couple's sentimental life in that the possessive attitudes and the conditions prevail is a true attack to the dignity of people.

Otros artículos:

El valor de un amor voluntario sobre el amor obligado.

El amor de pareja es generoso y recíproco.

Cómo es una relación solidaria de pareja.

Amor de pareja: dos personas y no una con dos cuerpos.

El primer valor de un amor equilibrado.


EL AMOR DIGNO.

Ninguno de los tres valores mencionados (solidaridad, reciprocidad, autonomía) tendría sentido si no existiera el respeto a los derechos del otro.

Expresiones como: "Me perteneces" o "Eres mía o mío" no son otra cosa que la sintomatología de una necesidad imperiosa de posesión que suele traducirse en emociones destructivas, como los celos, el rencor, la ansiedad o la depresión.

Aunque no siempre sea fácil lograrlo, el amor digno se ubica en un punto medio entre "ser totalmente para el otro" y "ser totalmente para sí". No es excluyente, sino asertivo, en tanto es capaz de discernir claramente el territorio de sus reivindicaciones y de marcar límites.

El concepto del amor digno descansa sobre dos pilares que la cultura del amor incondicional ha desechado: el respeto y la defensa de los derechos humanos.

La máxima que lo rige es tajante: "Si no eres capaz de amar y que te amen con dignidad, mejor no ames".

Amor digno… De la tolerancia al respeto.
¿Hay que tolerarlo todo? Obvio que no. Al igual que cualquier principio de vida, la tolerancia tiene sus límites.

Karl Popper planteó en su momento la paradoja de la tolerancia: "Si somos absolutamente tolerantes, incluso con los intolerantes, y no defendemos la sociedad tolerante contra sus asaltos, los tolerantes serán aniquilados y junto con ellos la tolerancia".

¿Habría que tolerar la violación o los asesinatos? ¿Qué haríamos si viéramos a un hombre golpeando a su pequeño hijo? ¿Debemos tolerar el abandono infantil, los genocidios, las estafas o el maltrato? Hay amores intolerables y relaciones insoportables, a nadie le quepa duda.
Una persona tolerante es permisiva, paciente y no impositiva.

Sin embargo, estas virtudes llevadas al extremo pueden resultar peligrosas si no están acompañadas de amor propio y algo de sabiduría.
Si alguien dijera: "Yo tolero a mi pareja", en vez de decir: "Yo amo a mi pareja", no daríamos un peso por esa relación. "Tolerar", según el Diccionario de sinónimos de Aguilar, también quiere decir: "soportar, aguantar, sufrir, resistir, sobrellevar, cargar con, transigir, ceder, condescender, compadecerse, conformarse, permitir, tragar saliva y sacrificarse".

Un vínculo afectivo que se ubicara en este contexto semántico parecería más una reunión de masoquistas anónimos que una relación amorosa. Soportar con indulgencia las agresiones no es sinónimo de amor.

Pero la palabra tolerancia también tiene una acepción más positiva y no tan referida al sacrificio, como es: "Disposición a admitir en los demás una manera de ser, de obrar o de pensar distinta a la propia". Es decir, la tolerancia como un valor que promulga el pluralismo entre las personas, en tanto acepta que éstas tienen derecho a expresarse con libertad de culto y opiniones.

¿Tu relación de pareja se rige por el pluralismo? De todas maneras, si consideramos que la libertad del otro es un derecho, esta libertad no tendría que ser tolerada sino respetada. El respeto modula el amor, pone una distancia cognitiva útil y conveniente entre los enamorados y permite pensar sobre lo que piensa el otro, para no maltratar ni ser maltratado. Por eso, para que la tolerancia no viole los derechos ajenos debe ser limitada: si la persona que amas es peligrosa para tu integridad física o psicológica, la tolerancia está contraindicada.

Así como nos indignamos frente a la injusticia ajena, también tenemos la responsabilidad de indignarnos cuando nuestros derechos personales se vulneran. No debemos tolerar los abusos, vengan de donde vengan y así estén patrocinados por el amor. Para el abuso no hay disculpas.

Recuerda: de la tolerancia a la estupidez sólo hay un paso, y es la ingenuidad.

No quiero tolerarte (¡Dios me libre!), lo que quiero es amarte en la convivencia, en los acuerdos y en los desacuerdos. No quiero tolerarte, sino amarte y respetar tu esencia.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

El valor del amor voluntario sobre el amor obligado

De la misma manera que no se puede obligar a nadie a ser feliz asimismo no se puede obligar a nadie a que nos ame.

In the same way that it cannot put under an obligation also to anybody to be happy it cannot put under an obligation to anybody to loves us.

Otros artículos:

El amor de pareja es generoso y recíproco.

Cómo es una relación solidaria de pareja.

Amor de pareja: dos personas y no una con dos cuerpos.

El primer valor de un amor equilibrado.

El amor "democrático" de pareja.


TERCER VALOR: DE LA OBLIGACIÓN, AL AMOR VOLUNTARIO.

Las relaciones afectivas cuyo vínculo se instala exclusivamente sobre la base del deber y la obligación o cuando los deberes pesan mucho más que los derechos, se van agotando a sí mismas. Hay algo castrense en esto de la "imposición afectiva" que no deja de sorprenderme.

La relación amorosa no puede ser una exigencia. No se trata de estar con quien se debe estar, sino de estar quien se quiere estar.

Autonomía: del griego, autos (propio) y nomos (ley). Es decir, autogobierno, independencia personal con ayuda de la razón.

¿Cómo potenciar tu "yo" auténtico si no eres libre para querer lo que quieras y desear lo que deseas? Dos típicas manifestaciones del deber afectivo frustrado: "Quisiera quererte" o "Desearía desearte".

Así como el sentimiento amoroso no se obliga, tampoco puede imponerse a una persona vivir con alguien si no desea hacerlo o no le conviene.

¿Cómo estar seguro de que te amaré toda la vida? No puedo.
¿Cómo estar seguro de que nunca llegaré a desenamorarme, si el desamor no depende solamente de mí sino también de lo que tú hagas o intentes hacer conmigo? No digo que haya que fomentar una actitud laissez-faire y eliminar toda forma de convenio.

Como ya expliqué, los deberes son necesarios para cualquier tipo de convivencia, a lo que me opongo es a la exigencia de sacrificar la dignidad en nombre de los deberes adquiridos.
El deber razonable y bien concebido es un cimiento para el respeto, pero el deber inexorable e irracional tiende a justificar todo tipo de violaciones. Hay que convivir con el deber razonable y pasarle por encima al deber irracional.

¿Habrá mayor placer que amar con independencia?
Al amor juramentado y vuelto a juramentar le falta espontaneidad. Mejor un amor sin gravámenes, sin la carga de los "debería", sin deudas adquiridas: "Quiero estar contigo porque me nace, con la menor cantidad posible de preceptos y disposiciones".

El amor sano no es una tabla de mandamientos ni un listado de códigos, sino un proceso vital de descubrimiento y crecimiento personal. Amas a una persona cuando respetas su capacidad de crearse a sí misma.

Lipovetski, en su libro “El crepúsculo del deber”, dice: Lo que está en boga es la ética, no el deber imperioso en todas partes y siempre; estamos deseosos de reglas justas y equilibradas, no de la renuncia a nosotros mismos; queremos regulaciones y no sermones, "sabios" o sabiondos; apelamos a la responsabilidad, no a la obligación de consagrar íntegramente la vida al prójimo, a la familia o a la nación.

Entonces, en un amor inteligente y maduro, básicamente ético, la responsabilidad asumida libremente pesa más que el deber tajante, el querer amar, más que el deber amar.
Tu relación es libre y autónoma cuando:

Puedes disponer de tu tiempo y tus cosas.
Expresas tus puntos de vista cómodamente.
Puedes desarrollar tus actividades tranquilamente.
No debes pedir permiso.
Las obligaciones no te asfixian.
Tu pareja no te vigila.
Sientes que creces como persona.
No debes justificar y explicar cada comportamiento frente a tu pareja como si fuera un juez.
Obras de acuerdo con tus decisiones.
Puedes expresar el amor como quieras.
Tu pareja escucha seriamente tus quejas.

No respeta tu autonomía, tu libertad y tu independencia quien te quita la posibilidad de actuar, querer o conocer de acuerdo con tu buen entender y parecer.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

Pensando en voz alta

Al amor le asustan y asfixian las puertas cerradas; pero para nuestro alivio, aun con la puerta abierta, si el amor es verdadero, no se va.

Fdo. qdquasar

sábado, 20 de diciembre de 2014

El amor de pareja es generoso y recíproco

La generosidad y la reciprocidad no son valores solamente para las organizaciones humanitarias sino asimismo para el amor equilibrado en la vida de pareja.

The generosity and the reciprocity are not only values for the humanitarian organizations but also for the love balanced in couple's life.

Otros artículos:

Cómo es una relación solidaria de pareja.

Amor de pareja: dos personas y no una con dos cuerpos.

El primer valor de un amor equilibrado.

El amor "democrático" de pareja.

Hay que poner el amor en su lugar.


SEGUNDO VALOR: DE LA GENEROSIDAD, AL AMOR RECÍPROCO.

Les guste o no a los dadores compulsivos, debe existir un intercambio básico para que el amor de pareja pueda funcionar.

Si le eres fiel a tu pareja, esperas fidelidad; si eres tierno, esperas ternura; si das sexo, esperas sexo, en fin: esperas.

Aunque pueda haber momentos especiales en los que te desligues de cualquier retribución futura, una de las expectativas naturales que acompaña el amor de pareja es la reciprocidad. El amor recíproco va más allá del puro "dar", que caracteriza a la generosidad, y propone una relación basada en el "dar" y el "recibir".

La generosidad es moralmente superior, pero la reciprocidad es el motor de la vida en pareja. La comunicación y la capacidad de resolver problemas quedan incompletas sin la correlación dador-receptor.

No es posible aceptar una relación desigual, si queremos mantener un amor constructivo y saludable.

Un joven me decía, no sin tristeza: "Mi novia cree que es una reina. Hay que atenderla, darle gusto, contemplarla. A mí antes me nacía, pero ya llevo mucho tiempo dando y dando sin recibir nada a cambio... No se preocupa por mí como yo lo hago por ella. Necesito que alguien me consienta, necesito sentirme querido. Por ejemplo, cuando tenemos sexo, me toca a mí hacerlo todo... Ya no es placentero, sino extenúan te. Tengo una amiga nueva que es lo opuesto... Posiblemente quiera más a mi novia, pero prefiero empezar una relación de igual a igual con alguien más".

Es difícil no darle la razón. No estoy diciendo que haya, que ser milimétrico en las relaciones, ya que no todos tenemos las mismas necesidades ni las mismas capacidades (no somos idénticos) o que haya que tirar la generosidad a la basura. Lo que sugiero es mantener una correspondencia equitativa que nos haga sentir bien.

La reciprocidad positiva está relacionada con la percepción de equilibrio y armonía, con el sentimiento de imparcialidad y justicia.

Haciendo una analogía con el pensamiento de Aristóteles y santo Tomás, un amor justo es él que combina tanto la justicia distributiva (repartir cargas y beneficios proporcionalmente entre los miembros de la pareja). Como la justicia conmutativa (evitar la estafa y el fraude en cualquiera de sus formas).

No es que no podamos cambiar de opinión, pero es mejor hacerlo de manera honesta, tratando de salvaguardar el bien común y produciendo el menor daño posible.

La reciprocidad supera el placer de la gratitud o el "celo de amor" del que hablaba el filósofo Baruch de Spinoza, es decir, hacer el bien a aquél que nos lo ha hecho, devolver el bienestar recibido.

Por su parte, Alain propuso (citado por Comte-Sponville en su Diccionario Filosófico) una máxima de cómo ser justo en las relaciones interpersonales: "En cualquier contrato y en cualquier intercambio, ponte en el lugar del otro, pero con todo lo que sabes, y, suponiéndote tan libre de necesidades como un hombre puede serlo, mira si en su lugar, aprobarías ese intercambio o ese contrato".

Si pudiéramos aplicar la sugerencia de Alain, sin resquemores ególatras y de corazón, nuestras relaciones afectivas estarían libres de explotación y maltrato.
Tu relación se basa en la reciprocidad cuando:

El intercambio afectivo y material es equilibrado y justo.
Los privilegios son distribuidos equitativamente.
El acceso a los derechos y deberes es igual de parte y parte.
Ninguno de los miembros intenta sacar ventajas o explotar al otro.
No hay la sensación de "estafa" afectiva.
No tienes que recordarle a tu pareja lo que necesitas.
Ninguno piensa que merece más que el otro.
Existe una correspondencia mutua sobre lo fundamental.

Tu pareja no es recíproca, si no le importa lo que piensas y sientes.
En el amor, el que da, casi siempre espera recibir o tiene expectativas al respecto. Es el equilibro natural del amor justo y equitativo.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".

Cómo es una relación solidaria de pareja

El concepto de solidaridad en la vida de pareja tiene sus propias características pero la misma esencia trascendental que hace del amor un sentimiento lleno de oportunidades felices.

The concept of solidarity in couple's life has its own characteristics but the same momentous essence that makes of the love a feeling full with happy opportunities.

Otros artículos:

Amor de pareja: dos personas y no una con dos cuerpos.

El primer valor del amor equilibrado.

El amor "democrático" de pareja.

Hay que poner al amor en su lugar.

Egoísmo versus altruismo en el amor de pareja.


La solidaridad implica actuar a favor de alguien cuyos intereses se comparten, es decir, al defender los suyos, defiendes también los tuyos (parafraseando a Comte-Sponville).

Es una forma de administrar dos narcisismos: "Dado que nadie está exento de egoísmo, intentemos serlo juntos, inteligente y amorosamente", como dice la filósofa Adela Cortina.

La solidaridad también tiene una dimensión universal. Cortina, en el libro “El mundo de los valores”, dice que esta solidaridad universal se da "cuando las personas actúan pensando no sólo en el interés particular de los miembros de un grupo, sino también de todos los afectados por las acciones que realiza el grupo".

Si la benevolencia y la ternura se suman a la solidaridad; no hay egoísmo que resista. No necesitas un viaje a la estrellas o perderte en la fascinación de los poetas (aunque no sobra) para encontrarle sentido a tu relación.

Tu relación es solidaria cuando:

En los momentos difíciles de la pareja, los dos están presentes.
Cada uno se preocupa por el bienestar del otro.
Cada quien defiende al otro y la relación, si se ven amenazados de cualquier forma.
Ninguno de los miembros cuenta intimidades a extraños que puedan afectarlos.
Ambos se hacen cargo de las responsabilidades asumidas y están al tanto de lo que le ocurre a la otra persona.
Ninguno desprestigia al otro, ni a la relación.
Luchan hombro a hombro por las metas comunes, sin recostarse en el otro.
Cada cual siente que puede contar con el otro.
Los dos se toman en serio.
Ninguno subestima los problemas que pueda tener la relación.

No es solidario contigo quien hace caso omiso de tus intereses, los subestima o no hace un esfuerzo para comprenderlos, pese a tus pedidos y reclamos racionales.

Fuente: Walter Riso: "Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy".